fbpx

RG Inversiones

¿La dolarización a la vuelta de la esquina?

Dolarización

El fenómeno inflacionario

Este fenómeno viene estorbando a la Argentina desde hace un largo tiempo, lo que hace que algunos consideren a la dolarización como una solución definitiva. A decir verdad, si analizamos la historia económica de cerca, encontramos escasos ejemplos en los que – por un período sostenido de tiempo – se mantuvo controlada y estable la tasa de inflación.

La inflación ya es un vocablo recurrente, constante, que suena en todo ámbito de nuestra vida y que no distingue entre profesiones, clases sociales, rubros. Incluso, hasta la palabra hiperinflación resulta conocida para todo individuo que habita el suelo argentino.

Ahora bien, ¿qué entendemos por inflación? ¿cuándo se considera una hiperinflación? ¿a qué se llama deflación y que consecuencias tiene para la economía? ¿por qué directamente no optamos por la dolarización para nuestra economía? 

Estos interrogantes intentaremos responder en estas líneas.

Inflación y deflación

Se define como “el aumento sostenido y generalizado en el nivel de precios de una economía”. Sostenido, porque este incremento es mantenido a lo largo del tiempo; y generalizado porque no es en un solo bien o servicio, sino que en una canasta de bienes. 

Ahora bien, ¿es realmente deseable no tener inflación en la economía, o incluso tener deflación de precios (proceso inverso al de inflación)? La respuesta es no. Para que una economía funcione, lo recomendable es tener tasas controladas de incrementos de precios. 

Cuando los precios aumentan a un ritmo más o menos estable, los agentes de la economía tienen incentivos para consumir e invertir y las empresas para contratar. El consumo presente es más atractivo que el consumo futuro, porque los precios de hoy son más bajos que los precios de mañana. Igualmente, la inversión es más atractiva que el ahorro. 

En un contexto de deflación en el que los precios del día de mañana son más bajos que los del momento presente, resulta preferible posponer las compras. Si mañana podré comprar más con la misma cantidad de dinero que tengo en el banco, optaré entonces, por ahorrarlo y no invertirlo. Asimismo, como empresario, si espero que en el futuro los precios caigan, no invertiré más porque los beneficios que espero de esa inversión disminuyen al caer los precios a los que puedo vender mis productos.

Es por esto que sostenemos que la deflación es más perjudicial que una inflación razonable. Pero entonces, ¿qué se considera inflación razonable; qué es una inflación alta y qué se considera hiperinflación?

Hiperinflación - Qué es, definición y concepto | 2022 | Dolarización

Inflación razonable, inflación alta, hiperinflación y ¿Dolarización?

Siguiendo a Phillip Cagan las hiperinflaciones son incrementos de más del 50% al mes (nótese que esto lleva a una tasa de inflación anual de casi 13.000%). Casos de muy alta inflación, son considerados aquellos en los que existe una tasa de inflación anual del 100% o más. Tasas moderadas y controladas de inflación son en torno al 1 o 2% mensual. 

En la actualidad, con una tasa mensual de inflación en torno al 5,1%, una inflación interanual cercana al 61% y una economía bimonetaria en la que el uso del dólar pesa cada vez más fuerte frente al peso, el interrogante que se decanta es ¿por qué no dolarizamos nuestra economía tal como lo hicieron El Salvador y Ecuador?

Lo cierto, es que la dolarización de la economía trae ciertos beneficios en materia monetaria, pero con altos costos. Principalmente, se pierde la soberanía e independencia monetaria. El país deja de controlar su política monetaria y todas las decisiones en este sentido pasan a depender de la nación emisora de la moneda; en el caso del dólar, la Reserva Federal Americana (FED)

Al mismo tiempo, la dolarización si bien mantendría controlado el nivel de precios de la economía, no solucionaría los problemas estructurales de fondo que presenta la economía argentina. Es decir, quizás la palabra inflación ya no sea el vocablo recurrente y diario, y pase a ser el déficit o el desequilibrio, o la pobreza, o el desempleo. 

Conclusión

Actualmente con la inflación que tenemos nos vemos obligados más que nunca a aprender a gestionar nuestro dinero e invertirlo, ya que, de lo contrario, estaríamos perdiendo poder de compra en un orden del 5% (o más) mensualmente. En otros países aprender a invertir puede ser optativo, pero en Argentina termina siendo obligatorio.

1 Economista de Columbia University 
2 La dolarización no implica necesariamente la adopción del dólar estadounidense, aunque la mayor parte de los países que se han dolarizado han preferido el uso de esta moneda

Encontrá más notas de opinion en: https://www.rginversiones.com/blog/

Agustina B. Huespe 

Ramiro N. Goncalves

¿Querés aprender a invertir DESDE CERO, sin conocimientos previos? Chequeá el temario de nuestro curso en este link.

Nuestros cursos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *